Sacar al cachorro a la calle !?

Publicado por:

Descargar artículo en formato PDF

258 Kb

El veterinario me dice que aún no puedo sacar a mi cachorro a la calle

Durante todos mis años trabajando con perros he escuchado muchas, muchísimas historias acerca de los cachorros.

Cachorros amamantándose

Hasta hace unos años los estudios reglados en psicología canina eran leves pinceladas, es por ello que ya me crucé con algún veterinario que no tenía conocimientos sobre psicología canina ni farmacología al respecto. Por suerte, hay muchos que han realizado estudios adicionales sobre ello. Tampoco es de extrañar la falta de especialización, existen veterinarios de medicina interna y especialistas en sus múltiples  especialidades, y estos casos también se dan en la medicina convencional. Espero no molestar a ningún veterinario, todos merecen mi más absoluto respeto.

Pues bien, una de las historias que me encanta es aquella en la que el dueño de un cachorro me cuenta que no puede sacarlo a la calle hasta que no termine su plan de vacunaciones, según indicaciones de su veterinario.

Coño! (perdón) es mi respuesta. A esto le respondo con dos historias o argumentos. Ocurre algo similar con la actual «moda» de castrar a todos los perros, ya sean machos o hembras. Pero sobre esto hablaremos en el futuro.

Debemos saber que tras el parto, la primera leche que los cachorros reciben se denomina calostro, amarillenta y densa, rica en anticuerpos. Acaba de recibir su primera dosis de anticuerpos para luchar contra las infecciones que le esperan. El cachorro seguirá recibiendo defensas mientras se amamanta.

También hemos de conocer que, aunque la madre haya sido desparasitada previo al parto, puede transmitir parásitos intestinales al cachorro mediante la leche. Aquí podrá intervenir el veterinario, nada serio.

Cachorro de yorkshire lamiéndose la pata trasera

A medida que éste se va desarrollando comienza a formar su propio sistema inmunológico, cada vez más autosuficiente, preparándose para cuando termine su etapa de amamantamiento.

Desde el nacimiento del cachorro, la madre sale de la paridera para liberar estrés, descansar y movilizar sus músculos, además de para realizar sus expulsiones debidas. Una de las acciones que realiza la madre, como habitualmente hace cualquier perro, es desplazarse por cualquier terreno accesible, rastrear y oler otras micciones y defecaciones ajenas.

¿Qué ocurre cuando regresa con sus cachorros? Es raro que desinfectemos, desinsectemos y esterilicemos a la madre previo al nuevo contacto con sus cachorros.

Tras ese paseo de desconexión maternal, cuando regresa a la paridera con sus cachorros es portadora de agentes patógenos que pueden acabar con la vida de aquellos.

Al final el cachorro entra en contacto sin darnos cuenta con lo que tratamos de evitar, posibles agentes patógenos, de forma aceptada y natural o… acaso ¿no lo habíamos pensado?

Otro de mis argumentos viene a colación del comentario anterior sobre los veterinarios (espero que no me lapiden). Hasta los cuatro meses (por estirarme) el cachorro está en la etapa de impronta(1). Si eliminamos todo el aprendizaje de esta etapa al cachorro, estamos aumentando las posibilidades de tener un perro adulto con problemas psicológicos o educacionales: no sabrá como comportarse con otros perros, miedo a ruidos, comportamientos inadecuados con personas con adaptaciones (muletas) o bicicletas, patines, miedo a camiones y así hasta el infinito y más allá.

Y añado un argumento adicional. Cuando  somos padres, sacamos a nuestros hijos a la calle desde el primer día. Es bueno respirar aire “limpio”, es excelente la luz solar (ayuda al sistema inmunológico), etc. etc. Y ¿por qué no sacamos al perro?

Es que puede coger el moquillo o la parvo y morirse!

Entonces ¿para qué están los veterinarios?

Claro, en esta vida todo conlleva unos riesgos. Si no comienzo a dejar al cachorro suelto nunca sabré si de adulto podré soltarlo, correfgirlo y cómo se comportará. Si no aprendo a montar en bici es seguro que nunca caeré de ella.

Ya, pero si evito someterme a “riesgos” también evitaré momentos de felicidad, momentos de aprendizaje, momentos que me proporcionarán salud y bienestar.

En este vídeo puedes ver a un cachorro de 2 meses haciendo «senderismo». Con esta edad estamos metiendo muchas cosas en la cabeza del perro, pero sobre todo le estamos enseñando a seguir nuestros pasos y a vencer miedos, entre otras.

La naturaleza se rige por una lógica y una sencillez aplastantes, no luchemos contra ello.

Creo que ya conocen mi opinión acerca de sacar a los cachorros a la calle.

Descargar artículo en formato PDF

258 Kb

0

Sobre el autor:

Soy Dog Coach fundador de Adiestrandog. Con más de 20 años de experiencia en diferentes empresas y sectores, he podido desarrollar mi propia marca personal como valor añadido a mis proyectos. Mi motivación es la satisfacción del cliente y la prestación de ayuda necesaria. Mi trabajo requiere ser metódico a la vez que creativo. Mis áreas de competencias, además del Dog Coaching, son el Análisis, Asesoramiento, Formación, Administración, Diseño Gráfico y Web y Gestión de Equipos. La comunicación es la llave del éxito.
  Related Posts
  • No related posts found.

Añadir un comentario