Podemos considerar el estrés como el proceso que se pone en marcha cuando el perro percibe una situación o acontecimiento como amenazante o desbordante de sus recursos. A menudo, los hechos que lo ponen en marcha son los que están relacionados con cambios, exigen un sobreesfuerzo al perro y, por tanto, ponen en peligro su bienestar emocional.

El estrés no siempre tiene consecuencias negativas, en ocasiones su presencia supone una excelente oportunidad para poner en marcha nuevos recursos, fortaleciendo así su autoestima y potenciando el autoaprendizaje.

El estrés puede tener un origen externo al perro, como por ejemplo un petardo, pero también puede tener un origen interno, como el hambre.

El umbral de estrés no es el mismo para todos los perros. Su aparición dependerá de varios factores:

  • el carácter del perro y su experiencia
  • el apoyo social que le rodea
  • su gestión de la situación
  • la captación del desencadenante

Si bien el ambiente físico puede ser un desencadenante de estrés, en el ambiente social se dan la mayoría de las situaciones que lo provocan.

Hablando de niveles bioquímicos, la ansiedad puede entenderse como un síntoma del estrés dado que el cuerpo se mantiene en nivel de alerta, aún cuando no hay situaciones reales causantes de estrés.

Con el tiempo la ansiedad conlleva problemas de salud, como pueden ser problemas digestivos, dermatológicos, disfunción en los ciclos circadianos y de vigilia, sobreexcitación, hiperactividad, falta de concentración, etc.

Problemas de comportamiento

Con adiestrandog puedes resolver tú mismo los problemas de estrés o ansiedad por separación de tu perro!

Perro triste

adiestrandog entiende que hay que tratar la raíz del problema desde un punto de vista formativo.

Hay que enseñar al perro a gestionar esos picos de estrés, desde un punto de vista positivo y motivacional, generando autoconfianza y seguridad.

Cuando nos encontramos con problemas de ansiedad, del tipo que sean, es necesario la colaboración veterinaria para combatir el problema. De una parte el veterinario dispondrá un tratamiento farmacológico o veterinario, según sea el caso, para facilitar el trabajo de adiestrandog.

De otra parte, adiestrandog dispondrá un tratamiento y pautas conductuales para alcanzar el aprendizaje del perro en la gestión de las situaciones percibidas como estresantes. A veces, también se realizan cambios en la alimentación y suplementación en la misma.

En los casos de ansiedad habremos de tener en cuenta los factores de tiempo y constancia. El tiempo de resolución del problema suele prolongarse durante meses, dependerá en gran medida del trabajo y constancia del dueño.

En este caso, la formación y el trabajo del dueño se antojan imprescindibles y necesarios para la resolución del problema.