¿Cómo elegimos perro?

¿Por qué elegimos un perro?

Los amigos no se eligen por razones racionales, sino emocionales. Y digo amigos porque con los perros entablamos una relación similar a la amistad.

En nuestra vida hay un momento crucial, cuando decidimos aumentar la familia con la llegada de un perro, independientemente de que sea comprado o adoptado.

Estudios actuales indican que un tercio de los nuevos propietarios elegimos a nuestro perro por motivos emocionales, y por este orden: el tamaño, un flechazo, la raza, la edad, nos elige el perro, su origen, su mirada, etc. dejando de lado factores tan importantes y decisivos como las necesidades del perro o su raza. También olvidamos otro factor crucial, nuestro estilo o ritmo de vida.

Otros estudios demuestran que más de la mitad de los actuales propietarios cambiarían alguno de los aspectos que le llevaron a aquella elección. Se deduce que es importante reflexionar sobre estos y otros factores, como la educación y necesidades del perro.

Para ayudarte en la elección de tu perro puedes hacerte algunas preguntas como ¿qué necesidades requerirá esta raza o perro en particular? ¿qué tiempo tengo o estoy dispuesto a dedicarle? ¿tengo conocimientos acerca del “funcionamiento” de un perro?

Perros corriendo mientras juegan

La etapa inicial del cachorro, que se prolonga desde casi su nacimiento hasta los 2 meses aproximadamente, es la más importante de su vida. Esta etapa se denomina impronta y es un período muy sensible durante el que cualquier estímulo, por muy leve que sea, puede producir un profundo efecto en el futuro carácter del perro. Es en este período donde los criadores y la madre de los cachorros juegan un papel crucial para el futuro equilibrio psicológico del perro.

El período de socialización es el siguiente en tiempo e importancia en la vida de un perro. Mediante la socialización el cachorro aprende a relacionarse con otros perros y personas.

La habituación es un proceso mediante el cual el perro aprende a ignorar eventos o ambientes que no son perjudiciales para su integridad.

Si unimos ambos procesos acostumbrarás a tu perro a reaccionar de manera adecuada ante diferentes estímulos: perros, vehículos, personas, ruidos, etc.

La socialización del cachorro es la mejor de las herramientas que poseemos en la educación del cachorro, para poder evitar futuras conductas agresivas o miedosas. Además, un cachorro bien socializado tendrá más facilidad para el aprendizaje educacional y conductual, será un perro equilibrado.

¿Cómo elegimos perro?

Socialización del cachorro

adiestrandog pone a tu disposición todas las herramientas y conocimientos para realizar la mejor socialización para tu cachorro, acorde a tus expectativas y necesidades así como a las suyas.

Enseñaremos a tu cachorro a gestionar y aceptar todos y cada uno de los estímulos potenciales de constituir un perjuicio en su equilibrio emocional. Actuaciones de socialización con otros perros, con personas, diferentes entornos, visitas veterinarias, etc.

Educación del cachorro

La educación del cachorro es tan importante para nuestra convivencia como su socialización.

En el proceso educacional intervendremos para enseñarte a educar al cachorro. Esta educación parte de tus necesidades y exigencias para una vida exenta de conflictos.

Como en todos los hogares, existen normas de convivencia que se han de cumplir para coexistir y colaborar en una vida grata, donde la comunicación es el pilar principal.

La comunicación es la llave para educar a nuestro cachorro. Piensa que si no sabes comunicarte con él, no podrás asentar las bases de una convivencia agradable.

Cachorro mordiendo juguete